Posteado por: concepcionistasinmaculadas | 3 febrero, 2011

28 Enero 1885

28 Enero, 1885

Hoy, a las diez de la mañana, han venido por nosotros el señor gobernador con su comitiva y los Reverendos Padres y Hermanos, que como llevo dicho desembarcaron ayer y juntos hemos llegamos al muelle.

El pueblo en masa nos aguardaba y no pocos negros, venidos de esos contornos, atraídos por la curiosidad, boquiabiertos y estupefactos nos miraban con unos ojazos tan expresivos, que nos dejaban, no menos admiradas, a nosotras de la buena impresión que les estábamos produciendo, reflejada en su semblante. De pronto, como movidos por un común resorte, han exteriorizado su contento con un aplauso fenomenal, ensordecedor, y al ponernos en marcha, atentos y respetuosos, nos han ido cediendo el paso, mientras un grupo de niñas y mujeres instruidas por los Padres en este año que llevan de Misión, han entonado el `Viva María, viva el Rosario…´, que todos sabemos, luego un Avemaría y el Bendita sea tu pureza, y así cantando unos, aplaudiendo otros y dando entusiastas vivas a todo lo santo y bueno que conocen ya, hemos subido la cuesta alfombrada de hierba, hasta llegar a la Iglesia. Entrados en ella, los Misioneros han cantado el Tedeum, con acompañamiento de armonium, después el Superior Rdo. Padre Ramírez, conmovido y entusiasmado a la vez, nos ha dirigido la palabra, estando elocuentísimo y oportuno en el discurso, dirigiéndose preferentemente al señor Gobernador, dándole asimismo la bienvenida, como representante de Su Majestad.

Terminado el acto religioso, la manifestación ha seguido hasta la Casa del Gobierno para la recepción oficial de dicha Autoridad. El Excmo. señor Montes pensaba retenernos consigo hasta acomodarnos debidamente, pero, enterado de que los padres Misioneros nos habían preparado residencia independiente, se alegró mucho, prometiendo visitarnos a fin de procurar lo necesario, para que lo antes posible podamos abrir las clases.

Al mediodía nos han mandado la comida y, antes que nada, al quedarnos solitas en nuestro desmantelado palacio, que así es el lado de las míseras viviendas que nos rodean, entonamos una vez más el Nisi qui Dominus erat in nobis… Sí, a no haber estado el Señor con nosotras, nos hubiéramos infaliblemente sumergido en las aguas, entonces que se inflamó su furor contra nosotras. ’’

Anuncios

Responses

  1. Gracias a vosotros hemos podido saber mas de esta maravillosa obra. Gran aporte.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: